5 noviembre, 2014 WEB

SUCESIÓN, VALORES Y MODELO DE RELACIONES EN LA EMPRESA FAMILIAR – Por: Josep Climent

Los valores de la Familia, que reflejan su código de conducta, deben poderse identificar en los valores de la Empresa. Dichos valores, debido a la elevada carga emocional que poseen, son difíciles de cambiar y forman parte del legado que se transmite a la próxima generación.

En los procesos de sucesión, es importante constatar si hablamos de la propiedad o de la gestión. Una acertada planificación en el proceso de sucesión  condicionará en gran medida el éxito en el relevo generacional. Abordar estos procesos en momentos de crisis y con el factor añadido de la presión temporal, son factores que no ayudan a completar satisfactoriamente este proceso.

La transparencia en el proceso, una buena comunicación entre los miembros de la Familia y que la información llegue a todos los involucrados en el proceso, son puntos necesarios aunque no suficientes para que se realice con éxito.

No necesariamente lo que ha funcionado bien en el pasado tiene que funcionar bien en el futuro. Al encarar la sucesión hay que tener en cuenta la afirmación anterior, ya que las circunstancias tanto en la Familia como en la Empresa no son constantes en el tiempo.

La ascendencia del fundador sobre la siguiente generación es muy elevada y el hecho de haber logrado el éxito en su función como gestor influye en qué se pretenda perpetuar en el tiempo el modelo de relaciones en la Familia y la Empresa que hasta ahora han funcionado.

A menudo no tenemos en cuenta que el tamaño, tanto de la Empresa como de la Familia, ha cambiado, y no es lo mismo gestionar un consorcio entre hermanos que uno de primos. Además, la evolución de la competencia, la apertura a nuevos mercados o la necesaria especialización, lleva consigo que deba adaptarse la organización a los nuevos tiempos.

Si la nueva generación no se ha formado en nuevas herramientas y modelos de gestión, si no se ha dotado a la Familia y a la Empresa de los Órganos de Gobierno adecuados a la nueva situación, podemos poner en riesgo la continuidad de la Empresa.

El líder, que ha triunfado en la conducción de la Empresa y la Familia en momentos complicados, debe tener la generosidad de permitir a las nuevas generaciones tomar el relevo sin condicionar el modelo de relaciones que serán las propias de la nueva generación.

Es habitual escuchar ” yo ya me he retirado (de la gestión) y he traspasado la responsabilidad a mis hijos”, sin cuestionarse que el tamaño alcanzado por la Empresa quizás requiere poner al frente de la gestión a un externo con la experiencia y el saber necesario para pilotar la nave. A veces, la felicidad de los hijos no pasa forzosamente por la dedicación a la Empresa. Hay alternativas para que, sin desligarse de la propiedad, puedan desarrollar sus habilidades.

El hecho que en el proceso de sucesión, el fundador toma la decisión de pasar a un segundo plano, sin haber considerado la oportunidad de incorporar a un gestor externo, y sin tener la certeza que la siguiente generación está preparada para tomar el relevo en la gestión, condiciona de forma muy importante que esta decisión, que puede ser vital para la continuidad de la Empresa, la tome la generación que se ha hecho cargo del relevo.

Es habitual que la siguiente generación trate de perpetuar el modelo que conoce y es muy complicado, sin la ayuda de alguien que aporte una visión externa y objetiva, que se tomen las decisiones que permitan sentar unas bases de continuidad en el tiempo de la Empresa Familiar.

El conocer culturas ajenas y modelos de organización distintos permite a las nuevas generaciones cultivar un espíritu crítico y constructivo frente  a la comodidad que representa salir de la zona de confort que les es propio en su experiencia en la Empresa de la Familia.

No perpetuar el modelo histórico de relaciones, que puede haber sido el adecuado para una etapa determinada en el seno de la Familia y la Empresa, es una decisión que sin duda entraña riesgos pero que a su vez, afrontada con generosidad, análisis y reflexión, puede ofrecer un abanico de alternativas para afianzar el desarrollo de la Familia y la Empresa.

Tagged:

Contacta con Pla&Associats_1L-02