10 julio, 2015 WEB

LA SUCESIÓN PLANIFICADA COMO GARANTÍA DE CONTINUIDAD – Por: Josep Climent

Uno de los puntos clave para garantizar la continuidad en la empresa familiar es abordar la sucesión como un proceso planificado. Nos referimos a la planificación de la sucesión en la propiedad de la empresa familiar y como ocurre en muchas empresas familiares, en la sucesión de los miembros de la familia empresaria que ejercen responsabilidades ejecutivas de primer nivel en el seno de la empresa familiar.

La sucesión en la propiedad y en los Órganos de Gobierno es un proceso que debe planificarse en el tiempo, atendiendo las necesidades de las nuevas generaciones, teniendo en cuenta las características singulares de la familia y la empresa.

En el ámbito ejecutivo siempre conviene tener presente que la herencia de la propiedad no lleva forzosamente consigo que se transmitan a los herederos las habilidades ejecutivas de la generación anterior para gestionar la empresa familiar.

La apuesta por un interim manager en el ámbito ejecutivo acelerará los tiempos para que los miembros de la nueva generación puedan acceder a funciones ejecutivas con garantías de éxito, siempre que se den unas bases adecuadas de talento, formación y experiencia. El interim manager, además de las funciones ejecutivas del día a día, debe ejercer la función de mentor en el ámbito de la gestión a los miembros de la nueva generación.

Este importante rol exige que, además de una experiencia contrastada en la función y el sector, el interim manager esté dotado de unas cualidades personales para poder ejercer la doble función que se le exige.

En el ámbito de la propiedad de la empresa y en los Órganos de Gobierno, es conveniente que la función ejercida por el interim manager en el área ejecutiva la desarrollen consejeros independientes con una trayectoria de éxito profesional, avalada además por unos rasgos personales para ejercer con éxito su función como consejeros. La solvencia personal y económica de los mismos aportará la independencia necesaria para ejercer la función de mentores de las nuevas generaciones en el rol de futuros propietarios de la empresa familiar.

En resumen, la opción del interim manager es adecuada en algunos momentos de la vida de la empresa en la doble vertiente de gestor y mentor como consejero de las nuevas generaciones que ejercerán la propiedad. En estas funciones es clave optar por personas con experiencia contrastada y sobre todo con la madurez e independencia personal adecuadas para ejercer sus responsabilidades durante un período limitado de tiempo.

Contacta con Pla&Associats_1L-02